SERGIO MERCURIO :: El titiritero de Banfield

sergio mercurio 01

 

Por Soledad Arréguez Manozzo

Algunos porfían que “cuando una persona desea realmente algo, el Universo entero conspira para que pueda realizar su sueño”, y con sólo eso alcance para explicar cómo una simple pregunta (de apariencia sencilla, pero fundamental) impulsó a Sergio Mercurio a recorrer por más de diez años casi toda Latinoamérica, y así convertirse en titiritero, mejor dicho en “el titiritero de Banfield”.

Su historia hoy viaja de mano en mano y de boca en boca, y se recopila en libros, discos, películas, y sobre todo en sus tres espectáculos de títeres, en donde la premisa sea volver a la esencia siempre. Mercurio lo afirma: “Quiero que la gente diga ‘este fin de semana, quiero pasarla bien, voy a ver el titiritero de Banfield”.

 

P: ¿Cómo comenzó a trabajar con los títeres?

R: Empezó con un viaje para conocer toda América latina en 1992. Me convierto en titiritero viajando. Me hago autodidacta de los títeres por mi necesidad de comunicarme con los adultos, y llego a este género que se llama “títeres para jóvenes y adultos”.

 

P: Para comunicarse, ¿por qué no ser actor?

R: Actuando me divertía mucho, pero veía que el público no se divertía lo mismo que yo. En cambio, cuando tenía un títere sucedía lo mismo, yo me divierto de la misma manera que se divierte el que está mirando. Entonces me dije ‘esto es lo que yo quiero hacer’.

 

P: ¿Cómo es volver luego de tantos años viajando?

R: Cuando uno viaja los parámetros de pensamiento se cambian. Yo viví 12 años con parámetros que a las personas sedentarias les puede parecer una locura. Quiero decir que cuando vos viajás la ropa no importa en lo más mínimo, porque pesa. Yo tenía dos pantalones, una malla, tres remeras. Viajás con lo que es realmente importante, y eso lo aprendés viajando. Lo más importante que llevaba eran los títeres, porque me permitían comunicarme con la gente del lugar. Como sedentario empecé a juntar pavadas, la única diferencia es que ahora sé que no las necesito y me desprendo más fácilmente de las cosas. Tengo vicios del que sabe que las cosas pesan para llevarlas: Viejos, mi úlitmo espectáculo, es complicado de montar, pero para llevarlo necesito sólo dos bolsos.

 

P: ¿Qué lo motivó a viajar por casi todo el continente?

R: Quería conocer Latinoamérica y tener una opinión. Antes de ese viaje había ido a África, ahí me preguntaron cómo era mi lugar y me di cuenta de que no sabía de dónde venía. Por eso hice ese viaje, para poder contestar esa pregunta.

 

P: ¿Fue difícil acomodarse a cada lugar?

R: En un lugar nuevo estás muy atento a toda la información que puedas recibir, porque es lo que te permite incorporar la esencia cultural. Todo se redimensiona en otro lugar y te pide estar atento. Acá un varón se encuentra con otro que no lo conoce y le da un beso, eso no sucede en otros países.  

 

P: Y ahora, ¿se queda en Banfield?

R: Por ahora, sí.

 

:: VIEJOS SON LOS TRAPOS

 

P: En su espectáculo “Viejos” todos los personajes son ancianos, ¿por qué?

R: Todo el universo de los viejos me encanta, me seduce mucho. Cuando fui chico tuve abuelos que estaban conmigo, que jugaban, que me enseñaban cosas. Es como hacer un homenaje a ellos, a lo bien que viví mi infancia por haber tenido abuelos. Por eso quiero hacer una trilogía sobre la vejez, como ya hice una sobre el viajar. En este espectáculo están ocho viejos que ven la vida de distinta manera.

 

P: ¿Cómo logra darle vida a un títere?

R: En mi caso, tengo un teatro de títeres “de personajes” a diferencia de otros basados en las historias. En mis espectáculos, lo más importante son los personajes, la construcción psicológica que tienen. Eso implica mucho tiempo de investigación y de práctica. En la construcción de ese universo, trabajo más o menos dos años, para que esté vivo y, por ejemplo, que el personaje pueda así responder cualquier pregunta que le haga alguien del público.

 

P: Publicó la crónica de su viaje en “De Banfield a México”, ¿cómo encontró la faceta de escritor?

R: Tuve la manía de escribir mi diario de viaje por casi diez años: la constancia de escribir lo que ves, lo que te sorprende, de reflexionar constantemente. Al estar solo y lejos te aparecen las preguntas más profundas; acá uno no está preguntándose quién soy, qué hago de la vida. Empecé a escribir porque me gustaba, y cuando vi que a otros les gustaba, me dije “quizás lo publico”, y así sucedió con el CD de cuentos y después con el libro. No me creo preso a un rubro. Trabajo muy duro para que lo que hago tenga calidad.

 

P: ¿Cómo se autodefine?

R: Cuando golpeé una puerta en Jujuy en un momento en que me había quedado solo, me preguntaron ¿quién es?, esa pregunta es terrible en un lugar que no conocés a nadie, porque vos quién sos: el hijo de tu mamá, el trabajo que hacés, el nombre que te pusieron. Yo dije: “soy un artista”. Durante mucho tiempo me recriminé haber contestado eso; en este momento, no. Siento que soy un artista.

 

P: ¿Y ahora qué sigue?

R: En julio voy a filmar mi segunda película en Honduras. Estoy trabajando en el espectáculo “Viejos de mí” – perteneciente a la trilogía de la vejez- y estoy dedicándole mucho tiempo al dibujo porque quiero sacar un libro de historietas. Estoy estudiando y dibujando mucho para eso.

 

 

. . . . .

 

sergio mercurio 02

 

:: BIO

Tiene 41 años, es casado y tiene dos hijas. Trabajó como profesor de educación física en escuelas y ahora se dedica al arte de los títeres para jóvenes y adultos. Da clases de formación en esa disciplina, enseña la construcción de esos personajes y dirige otros espectáculos.  Recorrió por más de una década Latinoamérica y luego plasmó la crónica de su viaje en el libro “De Banfield a México” que se encuentra en su segunda edición. También editó un CD de cuentos bajo el nombre de “Cuentos de un banfileño”.  Se animó a filmar y dirigió el largometraje documental “La película de la reina” (“O filme da Rainha”) que retrata la vida de la artista popular brasileña Efigenia Santos Rollin.  Ahora trabaja en una segunda película y en un libro de historietas.

 

:: CONTAR CON LOS TÍTERES

Su repertorio nace con la trilogía del viajar que la componen: “El titiritero de Banfield, estrenado en Bolivia en 1995, el segundo trabajo “En camino” estrenado en Banfield dos años después y “De Banfield a México”, tercer espectáculo estrenado en Uruguay.

Su último espectáculo es  “Viejos” que fue estrenado en 2007 en Quito, Ecuador.

Anuncios

2 pensamientos en “SERGIO MERCURIO :: El titiritero de Banfield

  1. HOla,primero quiero felicitarte por tu trabajo ycomentarte que yo vi tu divertido show en 2 ocaciones en El Salvador, logicamente cuando te presentastes en la Luna casa y arte y en el Teatro Poma, tu tienes en venta una revista o un informe de tu vida o un titere como recuerdo de haber compartido esa etapa de tus viajes?????

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s