Lic. GABRIEL ROLÓN :: El diván en la vereda

Multifacético, amigo de sus amigos y un convencido de que hacer lo que a uno le gusta es un privilegio a la vez que una misión. La gente llena las salas, ya no para escucharlo tocar la guitarra o departir cuestiones dolinescas. En Gabriel Rolón triunfó el analista, que tiene cientos de historias para contar y todo el tiempo del mundo para escuchar.

 

Entrevista y textos: Marcelo León · Foto de tapa: Teresa Castillo

 

El hombre llega, saluda a todos y se deja convidar un mate. Es más alto de lo que uno lo imagina, y no menos amable. Escucha cada pregunta y contesta con la cadencia que ya se le conoce de la radio, de la tele, y también de los escenarios. Porque hace ya un tiempo que su derrotero lo tiene de aquí para allá, charlando con unos y con otros. Así es Rolón, el Licenciado Gabriel Rolón, el que tocó con Tormo, cantó con Dolina, se divierte con la Negra Vernaci y pregona con su labor como profesional que el psicoanálisis esta vivito y de gira.
 
 
PM: ¿Compartís la idea de que Buenos Aires es uno de los últimos bastiones del psicoanálisis?
 
GR: Tiene asidero. Buenos Aires, París y Nueva York son las tres ciudades en donde el psicoanálisis es fuerte. Y creo que tal vez Buenos Aires sea la que más. Esto es solo una hipótesis que puede ser errada, pero me parece que nuestro país es un lugar que ha sido construido mayormente con gente que ha perdido mucho, que venía escapando a la guerra y a la muerte, escapándole a la miseria que los llevó a dejar su patria, sus padres y hermanos, sus amores, su idioma. Sumado a la gente del interior, que en busca de trabajo también dejaba su pueblo, su casa, su familia y se venía a trabajar acá, entonces podemos decir que somos una sociedad construida por gente que nos formó en duelo. Yo creo que eso hace que la gente se sienta cercana a una teoría y a una técnica como el psicoanálisis. A nivel general, por esa raíz común, nosotros sabemos y respetamos nuestras pérdidas y nuestros dolores, y por suerte todavía no nos ha imbuido ese espíritu del ‘solucione todo ya’ que tienen en otros lugares, aunque ya está llegando.
 
Lamentablemente parece una rareza, pero la opinión queda repicando en la desgrabación no pierde el carácter crítico, aunque esté desprovista de un tono jactancioso de arenga. Y quién opina no es un recién llegado, ni un oportunista propulsor de soluciones mágicas e inmediatas. Ni siquiera el saberse best seller lo aleja del día a día del consultorio: el Licenciado Rolón coordina un grupo multidisciplinario de profesionales capacitado para brindar tratamiento a quién lo solicite. “En nuestro país nos podíamos dar el tiempo de hablar mucho de las pérdidas. Ahora parece, más aún con el avance de las prepagas y las obras sociales, que tenés veinte sesiones para superar lo que te aqueje, con lo cual también hay cuestiones de mercado que llevan a que se hable muy mal del psicoanálisis, porque el psicoanálisis no es conveniente para ese tipo de armado económico. Se piensa más en la economía que en la gente, y por eso resulta más fácil degradar al psicoanálisis. Yo creo que es un bastión que merece ser respetado. Y hay que respetar también las otras corrientes, porque no todos los pacientes pueden encontrar soluciones en todas las técnicas”.
 
 
:: DEL DICHO AL HECHO
 
El afiche lo aclara: “Entrevista abierta”. Porque no es ni una consulta, ni es un show. La “experiencia teatral” titulada Charlas de diván, con la que recorre el país, es un nuevo soporte que multiplica la labor que viene realizando desde hace tiempo en radio y televisión.
 
PM: ¿Cómo te enfrentás a la persona que levanta la mano desde de tu auditorio o que te escucha en la radio, te escribe un mail o te manda una carta y te cuenta su dolor porque piensa que vos le podés aportar algo?
 
GR: Me paro con mucho respeto, sobre todo con aquellos que están sufriendo. Puedo escribir un libro que venda mucho y lograr que me lean miles de personas, pero no puedo atender a miles de pacientes. La gente se engancha, tiene confianza y se comunica. Por eso armé un equipo integrado por profesionales de mi confianza, el cual superviso, para derivar a estas personas. Yo trato de dar todas las respuestas que puedo ante aquello que genero siempre que sean respuestas lógicas, porque también hay personas que piensan que uno tiene la obligación de responder a lo que ellos quieren, con reclamos del tipo ‘Yo quiero que me atienda usted’. A veces no puedo o no es un caso para mí. Pero si son las demandas lógicas de una persona que necesita ayuda yo trato de dárselas. Y si no puede pagar en forma privada, trato de hacerle alguna recomendación a algún lugar público que trabaje con la patología de esa persona.
 
PM: Luego de años de carrera como profesional e incluso como figura pública ¿te sentís inmune al dolor?
 
GR: La respuesta a eso es no. El profesional va aprendiendo a trabajar con la angustia del otro, vas aprendiendo a trabajar a pesar de la angustia del otro. Si uno trabaja en la terapia intensiva y ve morir a mucha gente, uno se va acostumbrando al dolor, lo que no quiere decir que uno perdiera la sensibilidad. Creo que si yo pierdo la sensibilidad por lo que le ocurre al otro es hora de ir poniendo otro quiosco. De todas maneras creo que a veces no hay preparación posible para contener lo que la angustia del otro te puede generar. En el primer libro, cuento un caso que justamente se llama El dolor del analista porque es uno de esos casos que a mí me desbordaron de dolor por lo que pasaba con el paciente. Siempre trato, y creo poder lograrlo, de contener las emociones que un paciente me genera, sean buenas o malas. Me parece que es importante, pero independientemente de eso, que yo las controle no quiere decir que no las sienta.
 
 
:: UNA PALABRA QUE EMPIEZA CON “E”
 
Algo se quebró el día que se empezó a mencionar a Rolón más de la cuenta. Algún colega se habrá indignado por la sobrexposición mediática a la que se lanzaba este profesional de la salud. Luego algún espécimen del mundillo editorial habrá querido parecer genial al decir algo con sorna sobre el psicólogo que escribe libros, claro que no porque los escriba, sino porque logra venderlos como pan. Rolón los escucha, como a todos, pero sabe en qué frasco guardar a cada uno. “No me pretendo un referente de valores, pero sí soy una persona que defiende sus valores éticos, su ética profesional y la ética del psicoanálisis. Soy un gran defensor de eso. Si hubiera escrito los Cien consejos que usted le pediría a un psicólogo, hubiese vendido muchísimo más en principio y en teoría, porque ése era el libro que esperaban en la editorial. Pero yo quise escribir Historias de diván, un libro que hablara del dolor, de la muerte”.
 
Fue una jugada riesgosa que salió bien, por que ‘Historias…’ llevada vendido 120 mil ejemplares. Pero la apuesta no era fácil, porque después surge el dilema de cómo salir de un libro que vendió mucho. “El libro no se llama Llévese bien con la suegra, ni digo “piense positivo que va atraer todo lo que desea”…  Escribí sobre el dolor, la muerte, la angustia, la infidelidad, porque quería transmitir lo que éticamente hace un analista, aunque gente de la editorial me preguntaba ‘¿vos estás seguro? La gente no quiere ponerse mal…’ pero de otra manera yo no me hubiese sentido bien. El segundo libro, Palabras cruzadas, también podría hacer sido una secuela, dado que el primero anduvo bien en ventas, y sin embargo busqué un tono distinto. Es que si hago esto, es porque es lo que yo soy. Entonces creo que con hechos he jugado la defensa de mis valores y referencias éticas, lo cual no quiere decir que sea una moral que todo el mundo tenga que compartirla y que sea la mejor. Defiendo desde mi lugar lo que a mí me parece y respeto lo contrario también”.
 
 
:: ENFUNDAR LA MANDOLINA
 
PM: ¿Qué es lo más valioso que rescatás de esta experiencia?
 
GR: Me llevo la convicción de cuánto me quieren los que me quieren. Ya hace casi tres meses que no puedo pasar un fin de semana con mi mujer o con mis hijos, y veo cómo me bancan, cómo me esperan. Antes compartía los fines de semana con mis hijos, y ahora nos acomodamos para almorzar los jueves y los viernes, y así no dejar de vernos, aunque sean dos almuerzos por semana. Saben que esto no es un acto de ambición sino que la realidad del momento amerita que yo deba sacrificarme mucho, y me acompañan y me reciben siempre con una sonrisa, tanto ellos como mi mujer. Entonces lo que me llevo de todo esto es saber que la gente que yo amo me ama tanto como para respetarme, a pesar de que yo no hago lo que a ellos más le gustaría. <

 

 . . . .

 

“Creo que si yo pierdo

la sensibilidad

por lo que le ocurre al otro

es hora de

ir poniendo otro quiosco”

 

. . . .

 

:: BIO

Gabriel Rolón es Licenciado en Psicología, músico y escritor. Ha participado y participa en programas de radio y televisión, dentro de los cuales se destacan La venganza será terrible, junto a Alejandro Dolina; Tarde Negra, junto a Elizabet Vernaci; Va x Vos y Siempre listos, como columnista. También en Todos al diván (junto a Roberto Pettinato y Karina Mazzocco) y RSM  (con Mariana Fabiani). Desarrolló sus propios programas: Noches de diván (Radio Mitre y Radio Provincia), y Terapia (única sesión), por América TV. Sus libros publicados son Historias de diván, (2007) y Palabras cruzadas. Del dolor a la verdad, (2009), ambos editados por Planeta.

:: Más Info www.licenciadorolon.com.ar

 

Anuncios

2 pensamientos en “Lic. GABRIEL ROLÓN :: El diván en la vereda

  1. HOLA GABRIEL ESTUVE VIENDO TU PAGINA, ME RESULTO MAS QUE INTERESANTE, ME GUSTA MUCHO LA PSICOLOGIA EN ALGUNA OPORTUNIDAD TENGO QUE HACER ALGO CON TODO ESO, ES MUY APASIONANTE E INTERESANTE Y HACE PENSAR Y REFLEXIONAR MUCHO, SEGURO QUE ALGO VOY A CONSULTARTE SALUDOS

  2. Hola Lic. Rolón! quiero que sepa que desde que empece a escucharlo cuando estaba en la radio o lo veia en algún programa de la tele, empece a acercarme al mundo de la psicología.
    Leí su libro “palabras cruzadas” y me gusto mucho, es increible todo lo que pasa por la cabeza de un psicoanalista, como manejar sus emociones, sus palabras, sus gestos, frente a un paciente. Le cuento que fue el libro que más rápido leí, y eso que yo no soy de leer mucho; eso se debe a que su forma de expresar sus caso, y su conocimiento, me resultaron y me resulta muy interesante. Tengo pensado comprarme su primer libro “historias de diván”, y luego le dejo mi opiñón sobre el libro…que segurmente sera, al igual que con el otro… muy buena!
    Me gustaría que diera una charla en la zona de Capital Federal,espero que no le moleste… la verdad es que me gustaría poder estar en una de sus charlas… pero se complica bastante si no es por la zona de capital.
    Le dejo saludos de un amigo que se llama Pablo, quien también leyó sus dos libros y quien también quiere ir a verlo.
    Desde ya muchas gracias, por crear este espacios para que la gente pueda dejar su comentario, dudas, problemas.
    Espero que le vaya bien!
    Muchas gracias.
    Saludos y Besos!

    Ana Laura.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s