PREVENCION :: Stress en los chicos (es cosa seria)

La infancia es un período que se caracteriza por cambios y adaptaciones que suponen la superación de las transiciones de una etapa a otra. Los niños deben hacer frente a esos retos que pueden convertirse en acontecimientos estresantes y poner en riesgo el proceso normal evolutivo de un niño.

Ilustración: Irina Tozzola

El estrés infantil es un conjunto de reacciones, tanto a nivel biológico como psicológico que se producen por ciertas situaciones que el niño no puede controlar, alterando su equilibrio general. Puede ser provocado por cualquier situación que requiera que una persona se adapte: cambios positivos, como comenzar una nueva actividad, o negativos, como una enfermedad o una muerte en la familia. Es decir, por eventos o situaciones del ámbito familiar, escolar y  social, como por ejemplo, el ritmo de vida acelerado.

 

:: Agendas sobrecargadas

 

Los padres suelen recargar la agenda de los niños, con más frecuencia de lo indicado, con actividades que le brindarán mayor conocimiento y formación para su futuro ya que pretenden lo mejor para sus hijos. Pero especialistas advierten sobre los riesgos de recargar de actividades a los niños.

 

Especialistas en Pediatría alertan constantemente sobre los peligros de sobrecargar la agenda de los chicos. Esta sobre exigencia puede estresar a los niños a partir de la hiperactividad y privarlos del juego espontáneo, importante para el desarrollo sano.

 

La sobrecarga de las agendas sucede por dos razones preponderantes: los padres sobreocupados transmiten ese modelo a los chicos y carecen de tiempo para compartir con sus hijos. Y por otro lado, está representada por las frustraciones que los adultos arrastran y que quieren que sus hijos concreten haciendo actividades que ellos no pudieron hacer.

 

Los especialistas señalan que los adolescentes que no encuentran motivación ante ninguna actividad que no pase por una pantalla de computadora o la televisión, son muchos de los que tuvieron una infancia saturada: hicieron todo tipo de actividades extraescolares, a veces por interés, pero la mayoría por imposición.

 

:: Sobre pasiones y presiones

 

Para un niño, ser el líder puede no resultar un desafío, sino un peso asfixiante. Cargar con el

temor de los adultos de que sus hijos llegan a grandes sin las “herramientas necesarias” puede ser demasiado para tan corta edad, en donde las prioridades deben ser concebidas de manera lúdica.

 

Diagramar la agenda de los chicos sin tenerlos en cuenta ataca la creatividad y cercena la chance de explorar el mundo según sus curiosidades que los niños necesitan. El miedo a “perder el tiempo” que azota al mundo adulto no necesariamente aplica al universo infantil. El lúcido pedagogo italiano Francesco Tonucci logra el resumen perfecto: “Los niños están hartos de adultos”.

El juego es placer. ¿Se lo puede considerar perder el tiempo? El niño necesita jugar porque esto le permite expresarse, apropiar conceptos, liberar tensiones, asumir roles. En una palabra: comprender. El niño que juega desea, se queja, fantasea, declama temores, siente, se descubre.

Pero la amenaza está cada vez más latente, y en manos de adultos que creen hacer lo mejor para sus hijos. En un futuro cercano ¿qué será más fuerte? ¿Las ganas de jugar a la pelota o el rechazo al instructor? ¿Divertirse por jugar o la pena por perder? Una vez más surge la opción de elegir entre lo que se cree mejor, si la felicidad o la eficiencia.

Y ya no se habla del concepto de “realización”, sino de “supervivencia”. El niño atosigado de tareas es preparado sobre la angustia de sus padres, que no quieren que quede afuera de un sistema que tiene a la exclusión. Pero es muy difícil una formación sólida cuando la angustia es el motor de las decisiones.

:: Claves para la prevención

 

Es posible prevenir la aparición de este trastorno en los niños. El mejor modo es dar al niño una vida afectiva equilibrada, guiándolo a canalizar sus emociones de una manera más asertiva, buscando la ayuda en el tiempo oportuno, según los especialistas.

 

Los padres deben estar alerta a cuatro aspectos muy importantes que orientarán, tanto en la observación de los niños, como en las formas de tratar de ayudarlos: los eventos o estímulos que afectan al niño y lo estresan, la percepción del niño sobre ellos, el impacto del estrés sobre las áreas de funcionamiento del niño (desempaño escolar, relaciones sociales y familiares, etc) y el comportamiento que adopta para ajustarse a esas situaciones.

 

:: Señales de alerta

 

Es recomendable observar si el niño presenta algunos signos que indican que puede estar experimentando estrés: dolor de cabeza, resfriados frecuentes, tos sin flema, dolores de estómago, dolor de cuello, hombros y espalda, irritabilidad creciente, tristeza, llanto repentino sin motivo aparente, pánico o enojo, estar más inquieto de lo normal, exceso de energía, problemas para relajarse o dormir, somnolencia durante el día, bajo rendimiento escolar, mala conducta en clase, entre otros.

 

 

 

::¿Qué es el estrés?

 

El estrés es una respuesta a cualquier situación o factor que crea un cambio emocional o físico negativo o ambos y lo pueden experimentar personas de todas las edades. En pequeñas cantidades, el estrés es bueno, ya que puede motivar y ayudar a la gente a ser más productiva; sin embargo, el exceso de estrés puede interferir con la vida, las actividades y la salud del individuo. El estrés puede afectar la forma como las personas piensan, actúan y sienten.

 

 

 

:: Consejos para poner en práctica

 

1-     Contacto físico: los abrazos, mimos y caricias ayudan a los niños a relajarse y a acrecentar su autoestima.

2-     Escúchelos y pregunte cómo se sienten.

3-     Ayude a los niños a encontrar algo que hagan bien y dígales cuán orgullosos están.

4-     Hable con los niños y aliéntelos a expresar sus sentimientos.

5-     Trate de ser consistente. Proporciónele actividades dentro como fuera de la casa.

6-     Ejercicio físico: ayuda a quemar sentimientos estresantes, activan las endorfinas y proveen una sensación de libertad.

7-     Humor: ayuda al niño a ver el lado gracioso de las cosas.

8-     Proporcione espacios de relajación.

9-      Dieta balanceada: consumir más verduras o frutas y evitar muchos dulces y comida “chatarra”.

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “PREVENCION :: Stress en los chicos (es cosa seria)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s