COPA AMÉRICA :: Día 5 :: Argentina 0 – 0 Colombia

– Mamá, no me gustan los brócoli…
– Comelos todos, o te hago ver a la Selección de Batista
– No mamá, eso no…
(?)

Miércoles por la noche, prime time televisivo, la familia argentina en torno a la mesa o dilatando la ida a dormir. Y pensemos tambien en el remisero que le da mecha a la calefacción del R9 y sostiene la AM, en el que desde una garita otea el horizonte residencial y cuida que no se le empañe la pecera, en el jóven de parciales promocionables que pretende aprender con la pantalla de reojo, en el muchacho del delivery,  en el que es solo y se dijo “me voy a ver el partido al bar” y eran él, el mozo y el de cocina. Pensemos en ellos, Batista.

El otro Sergio nefasto(?) quiere empezar por donde el Barcelona terminó luego de 10 años de tener a Messi, que es con él de 9.  Y por ello, fantasea con un gangbang de buen pie, para luego desarmarlo a los 50 minutos, exponer a jugadores que bien podrían aportar al armado táctico desde adentro, y optar por decisiones que ni un rookie de PES hace porque sabe que por simple lógica de sistema y algoritmos pierde. Por eso podríamos hablar de la suerte que tiene Batista, que acumula dos valiosos puntos.

Van dos fechas en las que la Selección se enfrenta a equipos que le atacan con un solo delantero, y en ambos la respuesta fue frágil y errática. Messi la pasa mal, justo él que se divierte más que todos cuando juega en su equipo. Mascherano la pasa mal, con un delay semejante al del último Almeyda. Romero la pasa mal, porque sus centrales pifian seguido y con 15 metros a favor para los rivales. Pastore sufre, porque nadie es capaz de acercarle una manta polar al banco (?)

Colombia pecó por su displicencia genética, y por lo que le debe quitar el sueño a su DT, el Bolillo Gómez, que es la impericia para convertir. Dio la sensación de que podría haber ganado el partido tan sólo con un poco más de resistencia al frío de la noche santafecina. Será que los fantasmas de un Totono Grisales o un Giovanni Hernández se entremezclaron con la bruma que aplanaba el césped del estadio de Colón.

Así las cosas, será el lunes el partido de inflección, y para eso que falta una vida, que será inundada con tinta ácida y amarilla, con peligro de volverse roja en cualquier momento.

. . .

El cantito:

“Jugadores / desborden con pericia / enganchen con astucia / eludan al rival…”

El cantito (II):

“Olelé, olalá / tringulen y presionen / siempre en campo rival”

. . .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s