LLEGAMOS AL FUTURO

TAPA

Hay muchas maneras de acercarse a la noción de futuro. Una idea extendida es intentar un control del presente para poder pensar y proyectar el futuro. Habrá que ver, en ese caso, si esos intentos de domar el presente son un anhelo colectivo, o arrebatos individuales que cada uno tendría que librar a su suerte, cada día, en la vida de todos los días.

El sociólogo y filósofo Zygmunt Bauman señala que la velocidad de las transformaciones, los procesos de innovación constante y el culto a la individualidad están haciendo tambalear las certezas que sostenían las razones de nuestra vida cotidiana, socavando su estabilidad e impactando en la manera de vivir y de pensar el futuro.

Esa velocidad imprime un vértigo que marca épocas. En una entrevista reciente, el novelista Alessandro Baricco hizo una confesión: “Pensaba con envidia en mi abuelo, porque había visto la llegada de la energía eléctrica, del teléfono, de la televisión y pensaba que yo nunca viviría cambios de ese tipo porque el progreso parecía que después de los grandes movimientos el mundo era ése. Y por eso miraba la existencia de mi abuelo como una existencia mágica. Porque había empezado con la lámpara de gas y había terminado con las halógenas”.

La información se ha convertido en el insumo de los procesos innovadores y ultraveloces de hoy. Es la avenida que conduce al futuro (o según el marco de referencia, por la que el futuro nos viene de frente y a toda velocidad).

nota futuro

FLASHES INFORMATIVOS

Las tecnologías son el elemento evidente de la comunicación y transportan, como se ha visto, un modelo cultural. El acceso y la intervención en las nuevas tecnologías configuran un escenario particular: para no pocas cosas prácticas los adultos deben aprender de los niños. Son estos niños tan dúctiles en el manejo de dispositivos y habituados a sumergirse en el inédito mar de información los que protagonizan de manera cabal el desembarco en el mundo por venir. En ellos piensa el filósofo Edgar Morin, cuando dice que se necesita una “reforma del pensamiento” que permita unir, contextualizar, globalizar y, al mismo tiempo, reconocer lo singular, lo individual, lo concreto. Es decir: formar a los hombres del futuro en la capacidad de interpretar y analizar, de visualizar escenarios, de comprender relaciones, de modo que el vértigo no los cobre como presa.

Mark Zuckerberg, fundador y referente de Facebook, afirma que “nuestras vidas mejoran a medida que nuestras herramientas de comunicación se vuelven mejores. Podemos construir relaciones más ricas con la gente que amamos y nos importa. Sabemos qué está pasando en el mundo y podemos tomar mejores deci-siones en nuestros trabajos y nuestras vidas. También estamos mejor informados y podemos tomar mejores decisiones colectivamente como sociedad. Este aumento en el poder que la gente tiene para compartir es una de las mayores fuerzas que gobiernan el mundo hoy en día”.

Hiperconectados, atiborrados de información, testigos de un tiempo en donde todo pugna por ser nuevo, y buscando discernir qué necesidades son perentorias. El dilema del futuro nos encuentra con algunas respuestas posibles que piden encuadrarse en un mundo que se hace las mismas preguntas esenciales. Volviendo a palabras de Baricco, suscribimos cuando hace su racconto: “Mi generación se divirtió mucho más que la de mi padre, por ejemplo. Estamos mucho más entretenidos, tenemos más material, más estímulos, pero la felicidad es otra cosa. La felicidad puede ser un momento de silencio junto a la persona que amas, es eso”.

Y si de ser felices se trata, el futuro llegó hace rato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s